Es hasta ahora que soy madre que entiendo completamente los miedos de los padres de enviar a sus hijos al extranjero.
Pasan los años y sigo viendo las mismas caras de emoción de los estudiantes y las mismas caras de incertidumbre de los papás.
En mi opinión, los miedos más importantes de los padres son:

  1. No poder pagar los estudios en el extranjero de nuestros hijos. Se sorprenderían si les dijera que hay opciones, inclusive más económicas, que las ofertadas en México. Es muy importante que nosotros como padres pidamos a nuestros asesores educativos un presupuesto exacto del costo de estudio, que investiguemos un poco acerca del tipo de cambio para no contar con incrementos inesperados y que preguntemos también el costo mensual de vida del País.
  2. Seguridad, seguridad y seguridad. Como padres, ésta es la preocupación más grande, ¿con quién vivirá?, ¿las personas con las que vivirá son personas decentes, sin vicios, ni perversiones?,  ¿la institución responde por la seguridad en sus instalaciones?, ¿cómo llegará a la Institución? y si se pierde, ¿cómo pide ayuda?. A menos que enviemos a nuestros hijos a un país en conflicto bélico, éstas preguntas son las mismas que nos haríamos si los enviamos fuera de casa en nuestro país de residencia, solamente que las magnificamos porque tanto el lugar, la gente y el idioma son desconocidos. Sin embargo, la inseguridad se quita con “conocimiento”. Tenemos que aprender, junto con nuestros hijos, a conocer a dónde van a ir, cómo es la economía, la seguridad, los usos y costumbres. En 16 años que llevo dirigiendo mi agencia,  hay una regla que jamás se ha roto, “Una Institución reconocida y de calidad, brindará servicios de calidad en todos los aspectos, incluyendo lo más importante, la seguridad”.
  3. Enfermedades y asistencia en el extranjero. He aprendido que un buen seguro es como el pasaporte, es obligatorio llevarlo. Hay seguros especiales para viajar al extranjero que brindan todo el apoyo al estudiante en cualquier percance.
  4. Estudios de calidad. ¿Existirá esa escuela en Inglaterra?, ¿será buena?, ¿Irá solamente a pasear mi hijo? Si estás enfermo vas con el médico, si quieres construir una casa, vas con el arquitecto, muchas personas desconocen que hay agencias educativas especializadas con asesores educativos capacitados para brindarles las opciones de estudio que están buscando y a mejores precios que si ellos hicieran el contacto directo. Es muy importante acudir a una agencia educativa reconocida y con experiencia.
  5. Comportamiento indebido de su hijo. Tengo miedo que mi hijo se drogue, vaya a fiestas indecentes, tenga relaciones sexuales prematuras, se embarace, se le pegue una enfermedad. Efectivamente tenga usted miedo, México es un país mucho más conservador que la mayoría de los países a donde viajan los estudiantes. Hay más probabilidades de que su hijo experimente algo que no haya experimentado en México, a que regrese igual.
  6. Comportamiento cuando regrese a México. Que me lo cambien, que no obedezca, que quiera hacer lo que quiera, que regrese muy liberal, que se quiera volver a ir. Todos pasamos por procesos y por grados de maduración, lo mismo le pasará a su hijo. Cuando llegue, se querrá regresar (shock cultural) y cuando regrese se querrá volver a ir (shock cultural). Nada que hacer al respecto, sólo comprenderlos, tenerles mucha paciencia, recordarles con amor las reglas de casa e impulsarlos a implementar ideas que sí se puedan cambiar en el hogar. Hay que tratar de ver lo que ellos vieron a través de sus palabras, que te cuente lo que él implementaría en la ciudad, que escriba las ideas de negocios que vio allá y que pudieran funcionar aquí. TODA esa experiencia vale oro y  ha sido el motor de muchos negocios exitosos en nuestro país, incluyendo el mío.

Como mencioné anteriormente, los miedos se quitan con conocimiento y los sucesos indeseados siguiendo tus sueños y al sentido común. Acércate siempre a los expertos, viaja protegido, acompaña a tu hijo en todas las etapas de su viaje con mucha empatía, amor y paciencia y permite que el día de mañana obtenga una ventaja competitiva en el ámbito laboral.