“Experiencias para toda la vida”.

Enviar a tus hijos a un campamento de verano  en el extranjero es más que solamente unas vacaciones para aprender un idioma nuevo o conocer otro  país;  Es un momento para que desarrollen habilidades de vida constructivas en su personalidad.

Gracias a la investigación realizada por la Universidad de Waterloo para la  Asociación Canadiense de campamentos de verano, realizada el año pasado a alrededor de 1300 niños y adolescentes de entre 4 y 18 años de edad, concluyeron que participar en esta actividad fortalece a los niños y adolescentes en la siguientes áreas:

  1. Integración social y ciudadanía.
  2. Conciencia sobre el medio ambiente.
  3. Interés por las actividades físicas.
  4. Desarrollo de inteligencia emocional.
  5. Confianza y seguridad en ellos mismos, así como desarrollo personal.

Las conclusiones obtenidas por la Universidad de Waterloo son las siguientes:

  • El 65% de los participantes desarrollan habilidades para hacer nuevas amistades, algunas veces con personas que los juzgaban de una manera diferente. Aprenden a trabajar en equipo y resolver conflictos en un ambiente seguro.
  • El 69% de los participantes desarrollan un crecimiento en su inteligencia emocional, aprendiendo a conocer sus emociones en relación a su edad.
  • El 67% de los participantes se vuelven más autónomos y seguros en ellos mismos.
  • El 52% de los participantes aprenden y desarrollan el interés por proteger el medio ambiente y adoptan aptitudes sobre cuidado del planeta.
  • El 61% de los estudiantes desarrollan el gusto por el deporte, logrando así evitar el sedentarismo y la obesidad.

Hoy en día  existen una gran variedad de campamentos de verano que van más allá de solamente aprender un segundo o tercer idioma. Algunos campamentos pueden ser temáticos, enfocados a ciertos deportes, actividades culturales y recreativas. Incluso existen campamentos familiares o para  personas con capacidades diferentes (asperger, autismo, hiperactividad). Los hay para todas las necesidades.

Enviar a nuestros hijos a un campamento de verano es ofrecerles la oportunidad de trabajar en sus habilidades para desarrollar su inteligencia emocional, creatividad, trabajo en equipo, tolerancia a otras culturas, autonomía y seguridad en ellos mismos, lo cual ayudará a complementar su personalidad. Algo que difícilmente pueden lograr durante sus vacaciones cuándo están en casa sin trabajar su potencial.

Escrito por Nashiely Uriza.

Fuente: http://ccamping.org/wp-content/uploads/2012/11/CSCRP-Report-reduced.pdf